Los niños y las tecnologías

Inició con la televisión, seguido por la computadora, las tablets y los teléfonos celulares; la evolución acelerada de la tecnología ha transformado de forma radical el estilo de vida de los seres humanos, facilitando muchas cosas y al mismo tiempo, generando problemas a distintos niveles.

Es innegable que actualmente estamos enterados de lo que ocurre en el mundo con la inmediatez de un click. También, que la tecnología nos ha acercado con nuestros seres queridos que se encuentran lejos, sin embargo, también es cierto que nos ha distanciado de los más cercanos; el abuso de la tecnología ha provocado que las habilidades sociales y de comunicación directa se hayan perdido.

 

En este sentido, no se trata de “satanizar” las herramientas tecnológicas que, en definitiva, son útiles en muchísimos aspectos, se trata de no perder habilidades que forman parte de una vida psicológica y socialmente saludable.(1)

Los efectos más preocupantes, en quienes habitualmente utilizan este recurso en exceso, son estremecedores, entre ellos destacan:

  • La falta de interacción social y una seria dificultad para el desarrollo de habilidades sociales.
  • Sedentarismo que conlleva al desarrollo de sobrepeso y obesidad desde edades muy tempranas, con todos los riesgos para la salud que esto representa.
  • Comportamiento irritable, sobre todo en los niños más pequeños que generalmente se traduce en arrebatos verbales o de comportamiento, provocados por la “pérdida o el fin” de un determinado juego; evitando el desarrollo de la tolerancia a la frustración con un bajo dominio del control de sus emociones.
  • Dependencia, es decir, la necesidad de jugar un determinado juego o más tiempo de juego para sentir bienestar.
  • Desorden en los hábitos de estudios y rutinas, prefieren postergar estas tareas hasta lograr el “éxito” en un video juego o llegar al final de una serie.
  • Impulsividad, actúan sin pensar en las consecuencias posteriores, movidos por el deseo de gratificación inmediata.
  • Falta de interés en actividades al aire libre.
  • Desorientación en la noción del tiempo. Los niños que presentan un grado de adicción a videojuegos pierden, de alguna u otra manera, la noción del tiempo.
  • Alteraciones de sueño, en ocasiones, el grado de violencia de los distintos productos de entretenimiento afecta directamente a las etapas del sueño, pudiendo provocar terrores nocturno o pesadillas relacionadas con los videojuegos o con el material al que tiene acceso a través de los dispositivos tecnológicos que ocupe.
  • Afecta negativamente el desarrollo del lenguaje.
  • Pueden resultar víctimas de bullying cibernético por el uso de redes sociales.
  • Desconocimiento de la importancia del equilibrio entre lo público y lo privado, exponiendo su intimidad en redes sociales.(2)(5)

 

¿Cuáles son las causas del abuso de las herramientas tecnológicas? (3),(4)

Entre las causas más habituales de la dependencia a los videojuegos y otros recursos tecnológicos se encuentran:

  1. La cantidad de dispositivos de este tipo que hay en los hogares.
  2. La actividad laboral de los padres y el poco tiempo a compartir con la familia.
  3. El bajo control y supervisión de los padres en el actuar de los niños.
  4. La falta de consistencia y coherencia en las reglas establecidas (si es que las hay).
  5. La opción de estar más cómodos, prefieren darle el teléfono al niño mientras están en una reunión o lugar público, con tal de no lidiar con un berrinche o la demanda de atención del pequeño.
  6. La seguridad del menor dentro del hogar, que fuera de él, (parques, plazas, centros de juegos, etc.).

 

¿Qué hacer? (2),(3),(4).

  • Evita el uso de videojuegos, consolas, computadora, tablets, incluso la televisión dentro de los dormitorios.
  • Establece horarios rutinarios para todas las actividades, incluyendo el uso de los dispositivos tecnológicos.
  • Planifica actividades fuera del hogar en familia que sean acorde a la edad del niño y tomando en cuenta sus gustos.
  • Incentivar el deporte como caminatas, salidas en bicicleta o pasear a la mascota.
  • Mostrar el uso positivo de los dispositivos tecnológicos, dando a conocer el agrado por algún programa, música o actividades educativas divertidas en línea que vayan de acuerdo con su edad y sus gustos.
  • Habla de forma clara y sencilla sobre los problemas o consecuencias del abuso en el uso de las herramientas tecnológicas, no importa que tan pequeño sea el niño siempre hay manera de explicarle, hazlo mientras está calmado y no durante un episodio de arrebato emocional derivado de la negativa para el uso del gadget.
  • Establece una selección de las páginas, juegos y canales a los que pueda acceder el menor, que no representen peligro y ofrezcan un contenido constructivo.
  • Ante la irritabilidad, enséñale a respirar o alguna otra técnica para controlar sus impulsos.
  • Procura brindar afecto, tiempo y preocupación, con el fin de promover su desarrollo de forma integral.

 

El “bien o el mal” no se encuentra en la tecnología sino en el uso que hacemos de ella, tomemos conciencia de los efectos que su uso está teniendo en nuestros hogares; saquemos el mejor provecho de ellas y no olvidemos lo verdaderamente importante que es nuestro bienestar y de quienes nos rodean.

 

Referencias:

1. Impacto negativo de los medios tecnológicos en el neuro desarrollo infantil.

Dr. Alfredo Cerisola. Pediátr Panamá 2017; 46 (2): 126-131

https://docs.bvsalud.org/biblioref/2017/08/848347/126-131.pdf

2. Incidencia del abuso de la TIC en preescolares

https://www.isep.es/actualidad-educacion/incidencia-del-abuso-de-uso-de-tic-en-preescolares/

3. Los niños y las familias frente a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (tics) Fernando Iriarte Díazgranados.

https://www.redalyc.org/pdf/213/21302010.pdf

4. Niños dependientes de tecnología, un problema emergente de salud

Rev. Cubana Pediatr vol. 84 no. 3 Ciudad de la Habana jul.-set. 2012.

5. Bandura, A. (1973) Aggression: A Social Learning Analysis, Prentice Hall: Englewood Cliffs, New Jersey

 

El presente documento fue desarrollado por Prosanté Cuidado Integral de la Salud S.A. de C.V., para fines informativos y educativos, por lo que no se pretende sustituir ninguna recomendación dada por un profesional. La presencia de la marca MetLife es únicamente con fines publicitarios, por lo que MetLife no es responsable de la información de este documento.

Copyright© El presente material es propiedad exclusiva de Prosanté Cuidado Integral de la Salud S.A. de C.V. Queda prohibida su reproducción parcial o total sin previa autorización.

También te puede interesar

Referencias:

1. Cooper, R. K., & Sawaf, A. (1998). La inteligencia emocional aplicada al liderazgo y a las organizaciones. Norma.

2. Goleman, D. (2007). Inteligencia Emocional / Emotional Intelligence (Tra ed.). Ediciones B.

3. Ph D, G. D. (2018). La Inteligencia Emocional: Por Qué Es Más Importante Que El Cociente Intelectual / Emotional Intelligence. B de Bolsillo.

4. Wood, R., Tolley, H., & Heredia, R. (2008). Mide Tu Inteligencia Emocional. Punto de Lectura.

El presente documento fue desarrollado por Prosanté Cuidado Integral de la Salud S.A. de C.V., bajo instrucciones de METLIFE MÉXICO S.A., para fines informativos y educativos, por lo que no se pretende sustituir ninguna recomendación dada por un profesional. La presencia de la marca MetLife es únicamente con fines publicitarios , por lo que MetLife no es responsable de la información de este documento.

La comunicación visual de dicha información, incluidos, pero no limitados a imágenes, gráficos y diseño editorial, son propiedad de Prosanté Cuidado Integral de la Salud, S.A. de C.V.

Copyright© El presente material es propiedad exclusiva de Prosanté Cuidado Integral de la Salud S.A. de C.V. Queda prohibida su reproducción parcial o total sin previa autorización.